lunes, 15 de noviembre de 2010

Tehilim /Salmo 40:6-8 y 41:9?

Tehilim/Salmo 40:6-8

Los cristianos dirán que el Salmo 40:6-8 es cuando David habla proféticamente sobre  el Mesías, y citan la Carta a los Hebreos 10:5-7 del “N.T”, para apoyarse. Hebreos 10:5-7 dice:


“Me hiciste comprender que Sacrificio y ofrenda no quisiste; Ni me pediste holocaustos u ofrendas expiatorias por el pecado. Entonces dije: Mira, trae el libro donde está escrito de mí”.

Los católicos citan la Septuaginta (LXX), en el Salmo 39:7 s.


La Respuesta judía es: en primer lugar nosotros no creemos en el “Nuevo Testamento”. No es nuestra escritura. Sólo el Tana”j, y las Escrituras judías, pueden usarse. Ahora, echemos una mirada al verso en “cuestión”:

“Muchas cosas has hecho oh Eterno, Dios mío. Grandes son Tus obras y Tus pensamientos sobre nosotros. Nadie hay que pueda compararse a Ti. ¡Quién puede declarar y hablar de Tus obras, si son más que pueden ser referidas! No te complaces en sacrificios ni en ofrendas vegetales. Tú has abierto mis oídos. Tú no requieres los holocaustos ni las ofrendas por el pecado. Y dije yo: “He aquí que he venido con el rollo de un libro prescrito para mí”.


Salmo 40:6-8 Versión Moisés Katznelsón.


La versión de Soncino dice en Salmo 40:6-8:

“Mucho es lo que has hecho, Tú, Eterno, mi Dios. Tus maravillas y Tus pensamientos para con vosotros, no hay quien a Ti se compare; aunque lo diga y lo refiera, son más de lo que puedo contar. Sacrificios y ofrendas no quisiste, (me hiciste entender) al perforar mis percepciones. No exigiste ni una ofrenda que se quema ni una ofrenda por pecado. Entonces me dije: “He aquí que he venido con un libro enrollado escrito para mí (la Torah)”.


Estos versos no tienen nada absolutamente que ver con el Mesías.  De hecho, no veo cómo esto tiene algo que hacer con Yeshu. En el contexto del salmo entero David se está refiriéndose a sí mismo. Aquí el Rey David expresa su eterna gratitud a Di-s por todas los maravillosos actos de salvación que ha hecho por él afirmando lealtad a la Torah y proclamando sus maravillas al mundo.
La obediencia a la Torah de Di-s es superior a sacrificar, como se dice una y otra vez por vos de los profetas, y como rezamos:  “y el estudio de la Torah es equivalente a todas ellas” (Sidur Birkat Shelomo, p.22;  Talmud, Mesejet Shabat 127 amud Alef).  
Siempre recuerde que el contexto es importante y que los cristianos no usan traducciones correctas. Utilizan las traducciones griegas como la LXX, o las latinas como la Vulgata Latina, o las traducciones de los monjes (Reina-Valera, La Biblia Jerusalén) o de los protestantes (Nueva Versión Internacional, La  Biblia Arcoiris). Pídales que usen una traducción judía, o mejor todavía, el original hebreo si usted puede leer hebreo.




Tehilim /Salmo 41:9

Los cristianos dirán que Salmo 41:9 es una profecía que el Mesías será traicionado por uno de sus amigos. Ellos apuntan a Mateo 26:23, Lucas 22:21, y Juan 13:18-19 en el “Nuevo Testamento” para mostrar donde Yeshúa/Jesús fue traicionado por uno de sus amigos.
La versión de la Reina Velera dice:


“Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mí el calcañal”.


La Respuesta judía es: Este Salmo empieza con las palabras: “Salmo de David” [מִזְמוֹר לְדָוִד] por tanto es obvio que se refiere a David. También podría referirse a cualquiera que está sufriendo, pero este Salmo no apunta exclusivamente a Yeshúa/Jesús.   En el texto la víctima también es referida de estar enferma sobre una cama como dice:

“Que el Eterno lo sostenga en su lecho de dolor; toda su cama arreglase en su enfermedad” (verso 4 en el Tanaj, verso 3 en versiones cristianas).


De Yeshu nunca se le menciona que estuviera en una cama enfermo.  Adicionalmente, aunque David fue (sí, el Salmo está en tiempo pasado, no en tiempo futuro como si fuese profecía) fue traicionado por un aliado, él sabe que Di-s no permitirá su enemigo triunfe, por eso que dicen los versos:


“También mi aliado, aquél en quien confié, el que compartió mi pan, alzó contra mí sus pisadas. Pero Tú, oh Eterno, apiádate de mí y hazme levantar, y les daré su paga”.


Y se ve claramente que Ahitofel Gulionita, ayuda a Abshalom a realizar una sublevación contra David HaMelej, pues en Shmuel Bet /II Samuel  15: 12 dice:
           
Y Abshalom mandó buscar a Ahitofel guilionita, consejero de David, de su ciudad, es decir de Gíloni, tanto él ofreció los sacrificios. Y la conspiración se hizo fuerte, porque cada vez más gente acompañaba a Abshalom”.


Sobre Ahitofel, David escribió el Salmo 55, pues fue durante la sublevación de su hijo Abshalom, que el rey David se sintió abatido por la traición de su íntimo amigo y consejero Ahitofel, quien se había pasado a las filas de la rebelión, por eso dijo David HaMelej en el Tehilim:
           
“Y tú Elokim, hazlos descender al polvo del sepulcro. Los hombres sanguinarios y falsos no llegarán a la mitad de sus días; pero yo, confiaré en Ti”.
(Verso 24 en el Tanaj,  verso 23 en las versiones cristianas)


Esto fue cumplido con Ahitofel, pues como dice Shmuel Bet  / II Samuel 17: 23:


“Y cuando Ahitofel vio su consejo no había sido seguido, aparejó su asno, y se levantó, y fue a su casa en su ciudad, y puso su casa en orden, y se ahorcó y murió, y fue sepultado en el sepulcro de su madre”.


El aliado que habla el Salmo 41:9 es indudablemente Ahitofel, en ningún momento se puede referir a  Judas Iscariote.
En resumen, tenemos otro texto forzado y manipulado por parte de los cristianos.



NOTA DEL DOCUMENTO:
  • Los nombres  “Yesh”u” , “Jesús”, “Yeshúa”, “Yehoshua”, “Iehoshua”,  “Yeshu”… son nombres variables del mismo personaje.
  • Tomado de Blog Oraj-HaEmet.  Editado y resumido con permiso.

No hay comentarios: