lunes, 15 de noviembre de 2010

Tehilim / Salmo 16:10

Tehilim/Salmo 16:10

Los cristianos y mesiánicos dirán que el Salmo 16:10 dice que el Mesías no se saldrá de la tumba (el sheol) y que su cuerpo no estará corrompido. Ellos alegan Yeshu cumplió esto en Hechos 2:22-32, Mateo 28:1-10, Marcos 16:1-8, Lucas 24:1-9, Juan 20:1-31, y 1 Cor15:4-8.  

La Respuesta judía es: usted tiene que leer el Salmo entero, ningún verso aislado.

1. Salmo precioso de David.  Guárdame, oh EL (Di-s), porque en Ti he confiado.  2. Oh alma mía, dijiste a el Eterno: Tú eres mi Soberano; no hay para mí bien fuera de ti.  3. Hazlo por los consagrados que están en la tierra, y por los íntegros es toda mi complacencia.  4. Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentemente a otro dios.  No ofreceré yo sus libaciones de sangre, ni en mis labios tomaré sus nombres.  5. El Eterno es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentarás mi suerte.  6. Porciones cayeron para mí en lugares deleitosos, y es hermosa la heredad que me ha tocado.  7. Bendeciré al Eterno que me aconsejó; aun en las noches me enseña mi conciencia.  8. Al Eterno –he puesto siempre delante mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido.  9. Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; mi carne también reposará confiadamente.  10. Porque Tú no abandonarás mi alma en el sepulcro, ni consentirás que Tu piadoso vea el abismo.  11. Me mostrarás la senda de la vida –oraj jayim-; en Tu presencia hay plenitud de alegrías; delicias a tu diestra para siempre.

Note que éste es otro Salmo de David (verso 1). Expresa la creencia de David que Di-s está teniendo cuidado de él.     Adicionalmente, el verso 10 dice "Porque Tú no abandonarás mi alma en el sepulcro, ni consentirás que Tu piadoso vea el abismo".   Yo no veo nada sobre la corrupción corporal en la tumba. También dice que (verso 11) "Me mostrarás la senda de la vida –oraj jayim-; en Tu presencia hay plenitud de alegrías; delicias a tu diestra para siempre”.        Para David (un judío) es la Torah. Se conoce a Di-s por la Torah, y si Yeshu fuera quién los cristianos/mesiánicos reclaman que él es,  también él sabría y no tendría la necedad de enseñar que él personalmente es “camino de vida”, como lo enseña el evangelio de Juan.

Y bien sobre la supuesta resurrección, las fuentes históricas indican que es una mera patraña cristiana tardía pues los registros judíos lo confirman y últimamente la arqueología: la tumba de Yeshu (hijo de José) y sus huesos se encontraron en Talpiot junto a los de su familia: su hermano Yaakov (Jacobo, Santiago, hijo de José, hermano de Jesús), su esposa Mariamne (Mara, María) y su hijo Yehudá (Judá).





NOTA DEL DOCUMENTO:
Los nombres  “Yesh”u” , “Jesús”, “Yeshúa”, “Yehoshua”, “Iehoshua”,  “Yeshu”… son nombres variables del mismo personaje.
Tomado de Blog Oraj-HaEmet.  Editado y resumido con permiso.

No hay comentarios: