lunes, 15 de noviembre de 2010

Mijah / Miqueas 5:2

Mijah / Miqueas 5:2

Los cristianos dirán que Mijah 5:2 "demuestra" que el mesías gobernante debe nacer en Belén.   Ellos citan a Mateo 2:6; y Juan 7:42.


La Respuesta judía es: Mijah 5:1 dice

“Y tú Bet-Lejem de Efratah, eres muy pequeña para estar entre los miles de Yehudah, de ti saldrá para Mí aquel que ha de ser caudillo en Israel, y sus orígenes serán de antiguo”.

Belén, en el hebreo es Bet-Lejem (בֵית-לֶחֶם) que significa: Casa del Pan, y puede referirse a una ciudad o un partido. En este caso, el texto se refiere a un partido. Un ejemplo es que en la Mishnah se refiere a las academias de Hillel y Shamay, como Bet Hilel (בית-הלל) y Bet-Shamay (בית-שמאי). En el tiempo de Yeshu las designaciones para los pueblos eran sobre todo las pabras: Qefar (כְפָר) o Ayarah (עֲיָרָה).  Para ciudad se utilizaba las palabras: Iyr (עִיר); Keraj (כְרַךְ); y Kiryah (קִריָה).  De hecho no importa qué ciudad nazca el Mesías, sino en el partido que nazca.

Otro punto que está vinculado con Mijah 5 es que debe ser un gobernante militar (moshel-מושל) para Israel, Yeshu nunca fue un caudillo, un gobernante militar.
Si leemos el perfil que ha de cumplir este caudillo, en el mismo capítulo de Mijáh (Miqueas), encontramos otra cosa que Yeshu no cumplió: no trajo a los israelitas de regreso, pues el verso 2 dice:

“Por tanto Él los entregara, hasta el tiempo en que la que está encinta dé a luz. Entonces el resto de sus hermanos retornará con los hijos de Israel”.

Otra característica del Moshel (caudillo) es que sepa adiestrar al pueblo de Israel con la fuerza del Eterno, por medio del monoteísmo absoluto, con dominio sobre todas las naciones tal como dice el verso 3:

“Y permaneceré en pie, y alimentará su rebaño con la fuerza del Eterno, en la majestad del Nombre del Eterno –Shem HaShem- su Elokim. Y habitarán seguros, porque él será engrandecido hasta los confines de la tierra”.

Esto no ocurrió con Yeshu, pues se ha expandido la idolatría cristiana en los cuatro confines de la tierra, además que el pueblo de Israel desde hace más de 2000 años no ha tenido paz, solo basta con ver las noticias para ver que esto no se ha cumplido, y de ninguna forma se puede referir a una seguridad “espiritual”… el cristianismo trata de vender esta idea para tener asediada a la sociedad, para así extorsionar, manipular, e implantar sus leyes.
Otro punto es que el verso 2 dice que Di-s hará que regresen los alejados de Su Torah, con los demás Benei Israel, así como será un fiel representante de su pueblo, que alimentara a su gente (verso 3), y evitara las invasiones extranjeras (Yejezqel 5:3-5)

También, tenga presente que se profetiza: Mijáh 6:8

“Se te ha dicho, oh hombre, qué es bueno, y qué requiere de ti el Eterno: sólo hacer justicia, y amar la misericordia, y andar humildemente con tu Elohim”;

D-s no quiere que usted le rinda culto a Yeshu, ni que lo considere como Mesías.  Lo que sí desea D-s es que usted se comporte como debe. ¿Cómo sabemos hacer justicia y lo que es bueno? Di-s nos lo dijo en sus mandamientos –mitzvot-. 

Ahora en el contexto del verso, cuando se habla de salir de Beith-Lejem en relación a gobernación de Israel (y hay que subrayar "de Israel"), es una forma de denominar a alguien que será descendiente de David y ocupará el trono israelita.  Por lo tanto, como podemos apreciar que lo que el versículo en Mijáh indica es que el gobernante de Yehudá e Israel será un verdadero descendiente por línea biológica paterna (como corresponde en general a las dinastías monárquicas) del rey David beithalajmita.
Esto implica que no es imprescindible ni necesario que el tal gobernante nazca en dicha ciudad, solamente que sea davídico, pues el linaje davídico viene de Beith-Lejem (Belén).

Supongamos que efectivamente Yeshu de Nazaret era de Beit-Lejem. Incluso permitámonos aceptar que era descendiente tanto de padre, como de madre (aunque esta última no sirve para sucesión monárquica) del rey David.
¿Éstas son pruebas suficientes para indicar que es el Mashiaj?
La respuesta única es: NO.  Porque el profeta habla de un caudillo reinante, y Yeshu ni reinó y mucho menos fue un caudillo militar como David.



NOTA DEL DOCUMENTO:
Los nombres  “Yesh”u” , “Jesús”, “Yeshúa”, “Yehoshua”, “Iehoshua”,  “Yeshu”… son nombres variables del mismo personaje.
Tomado de Blog Oraj-HaEmet.  Editado y resumido con permiso

1 comentario:

REYNEL VILLA dijo...

Gracias derej por tan importante comentario y muy demostrable de acuerdo a las profecías de la Torá
Así es como se demuestra la mentira de la idolatría
los felicito
Shalom